Impulsa CID estrategias metodológicas de pedagogía sociocultural


El lunes 6 de mayo de 2019 se efectuó la primera reunión local del proyecto nacional “Escenarios de riesgo para el patrimonio de México: causas involucradas en su deterioro y estrategias de conservación”, que impulsa la Red Interdisciplinaria Sobre Medio Ambiente y Conservación del Patrimonio Mexicano, de la cual forma parte el Centro de Investigación y Docencia de Chihuahua.

Esta Red integra a cuerpos académicos, investigadores y especialistas de ocho universidades y centros de investigación y educación superior de México (6) Italia (1) y España (1).

El objetivo del encuentro en Chihuahua ha sido iniciar el proceso para “identificar escenarios de riesgo potencial de deterioro del patrimonio histórico y natural en México, como consecuencia de modificaciones ambientales”. Uno de estos escenarios es el caso de Valle de Allende, Chihuahua. Por tal motivo, esta reunión en Chihuahua ha tenido el propósito de ir generando “Estrategias Metodológicas de Pedagogía Sociocultural para la puesta en valor del patrimonio cultural y sus impactos ambientales”. De ahí que se hayan convocado a diversas instituciones y personas involucradas en la conservación y restauración del patrimonio cultural de Chihuahua.

El proyecto ha focalizado el caso del antiguo pueblo de Valle de Allende por sus características histórico-patrimoniales y culturales, las cuales le han valido ser declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por parte de la Unesco. No obstante, el estado actual de este sitio —su herencia cultural y sus monumentos— se encuentran en franco deterioro.

Justamente, para analizar las causas y condiciones actuales de Valle de Allende, un grupo interdisciplinario de académicos, funcionarios e investigadores chihuahuenses concurrió al encuentro convocado por el Centro de Investigación y Docencia, a través del Cuerpo Académico: Desarrollo y Gestión Intercutural en Educación y sus integrantes Dr. Federico Julián Mancera Valencia y el Mtro. Francisco Javier Ortiz Mendoza.

Ilustración 1. Especialistas y representantes en la presentación del proyecto

Las actividades se realizaron en las instalaciones del Centro de Investigación y Docencia de 11:00 a 15:00 hrs.

El arranque de los trabajos estuvo a cargo del director del CID, Mtro. Ricardo Fuentes Reza, quien dió la bienvenida al grupo y destacó la importancia de que el proyecto tenga posteriormente un impacto significativo en los procesos educativos formales, informales y no formales en la entidad. También se refirió a la relevancia del trabajo interdiscipilinario en la investigación social de las instituciones de educación superior en el ámbito local y nacional y mencionó que el centro dará seguimiento y apoyo al proyecto en ciernes, para la consecución de los objetivos planteados.

Presentaciones

Una primera ronda de presentaciones permitió conocer el perfil de los participantes, así como las actividades que actualmente desarrollan en torno a su trabajo de diagnóstico, conservación, cuidado y promoción del patrimonio cultural en Chihuahua.

La primera participante que se presentó fue Anaelí Chavira Cossío, quien trabaja para el Escuela de Antropología, y atiende la región de Parral y Valle de Allende; ella está por concluir un posgrado relacionado con el patrimonio cultural.

Por su parte, Pablo Ortega Balderrama, de Misiones Coloniales de Chihuahua, explicó que labora en el área de monumentos, cuyo encargo es trabajar con las comunidades en la conservación restauración del patrimonio de templos; actualmente está más orientado en el aspecto antropológico social como complemento de la conservación y restauración. También realiza un posgrado enfocado a procesos sociales y conservación del patrimonio.

A su vez, Karla Muñoz Alcocer, directora de Misiones Coloniales de Chihuahua, dijo ser también profesora en el ITESM, y dirigir el Laboratorio del patrimonio histórico, donde se realizan estudios y análisis de degradación de materiales; también ha trabajo en conjunto con el Laboratorio de Biotecnología (del ITESM) dedicado a estudiar el estado de degradación de materiales e identificación de sedimentos, etcétera.

Cynhtia González Trevizo, profesora investigadora de tiempo completo en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM-Chih). Dijo que su participación acerca del patrimonio cultural se ha desarrollado en la valoración del deterioro materiales en centros y monumentos patrimoniales estudiados por Misiones Coloniales, de los cuales se han realizado análisis micorbiológicos y propuestas de rehabilitación.

Luego se presentaron las y los funcionarios del Municipio de Allende: Indra Cecilia Llanes Bailón, directora de Obras Públicas; José Rodríguez, empleado de Obras Públicas; la profesora Alma Delia Montes Holguin encargada del Educación y Cultura; y la presidenta municipal, Blanca Dennyra Figueroa Chávez. Todos ellos y ellas, involucrados en diversas acciones para la conservación del Patrimonio Cultural de Valle de Allende.

Por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia (inah), participaron su director en Chihuahua, Jorge Carrera Robles, así como sus colaboradoras Anaelí Chavira Cossío y Silvia Lorena Montes Fonseca.

También participó Lucero Sánchez, de la Escuela de Arquitectura, quien colabora en un proyecto de restauración del Museo Mamut.

Exposición de objetivos

El coordinador de la investigación, Federico Mancera, expuso los antecedentes, las motivaciones y objetivos del proyecto; asimismo mencionó las inquietudes por las cuales se dio origen a la Red, la cual está integrada por académicos e investigadores de Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Universidad Autónoma de Campeche (UNACAM), Universidad Autónoma de Yucatán (UAY), Universidad de Guanajuato Ugto, Universidad Veracruzana (UV), Centro de Investigación y Docencia (CID), Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España y de la Universidad de Boloña, Italia.

Los participantes recibieron material documental donde se especifican los objetivos y la fundamentación sobre la cual se desarrollaría la investigación que a nivel nacional la Red ha elegido los sitios patrimoniales de la Ciudad de México, Guanajuato, Mérida, San Francisco de Campeche, Veracruz y la Zona Arqueológica de Oxpemul, así como Valle de Allende, Chihuahua, como se dijo.

En cuanto a la participación específica del CID y las instituciones educativas locales: EAHNM, ITESM, ITCH, así como el INAH y del ayuntamiento de Allende, se pusieron a consideración los siguientes objetivos:

  1. Contribuir y apoyar en el estudio de parámetros o indicadores socioambientales que influyen en la degradación del patrimonio histórico y material en el Sitio de Valle de Allende, Chihuahua.
  2. Diseñar y elaborar materiales educativos y/o estrategias pedagógicas socioculturales vinculadas a la educación patrimonial de los sitios seleccionados.
  3. Contribuir en la formación de recursos humanos especialistas en la temática de la conservación del patrimonio cultural de México.
  4. Desarrollo de tesis, desarrollo de estancias académicas recíprocas, formación académica mediante seminarios.

Estrategias de pedagogía sociocultural

Mancera explicó que la participación específica del CID y las instituciones de Chihuahua, está dirigida a generar Estrategias Metodológicas de Pedagogía Sociocultural (EMPSO) para la puesta en valor del patrimonio cultural y sus impactos ambientales.

Ilustración 2. Especialistas y representantes en la aplicación del EMPSO.

En este sentido, puso a consideración de los participantes las siguientes estrategias metodológicas que el Cuerpo Académico Desarrollo y Gestión Intercultural del CID ha contemplado, asumiendo los de la Red:

  1. Convocar a especialistas de diversas instituciones vinculadas a la conservación y  estudio del patrimonio edificado [De ahí la presencia del grupo de especialistas presente en la reunión].
  2. Posibilitar el diálogo e intercambio de saberes y conocimientos de especialistas en relación a los impactos ambientales y sociales que afectan al patrimonio edificado del Pueblo de Allende, Chihuahua [Primer propósito práctico de la presente reunión-taller].
  3. Sistematizar los saberes y conocimientos de las y los especialistas a través de agrupamiento de indicadores ambientales (fauna, vegetación, hidrometeorológicos) y antrópicos (contaminación, intervenciones inadecuadas, tránsito y desuso, entre otros) [Segundo propósito práctico de la presente reunión-taller].
  4. Posibilitar acuerdos interinstitucionales y de acciones transversales (políticas públicas, reglamentos, educación patrimonial, observatorios ciudadanos, entre otros) para la conservación y protección del patrimonio cultural, como ejemplo el desarrollo de Plan de Manejo y Conservación Comunitaria del Patrimonio Cultural del Pueblo de Valle de Allende.
  5. Definir estrategias de comunicación y educación patrimonial de los impactos socio ambientales del Pueblo de Valle de Allende.

Una vez expuestos los propósitos y delimitadas las eventuales tareas a desarrollarse en los sitios y con las personas propietarias o encargadas de los mismos, Mancera advirtió que dicha propuesta metodológica se pretende aplicar, asimismo, con los grupos que trabajen en los distintos sitios seleccionados por la Red: Veracruz, Campeche, Guanajuato, Yucatán y Ciudad de México.

Mientras tanto, aquí, con esta primera reunión, se emprendió el ejercicio metodológico entre los especialistas chihuahuenses. Mancera indicó que de acuerdo con la estrategia, se pretende una primera fase, la interinstitucional, por medio de la cual se reúnen las opiniones de los especialistas de las diferentes instituciones que ya trabajan sobre el sitio patrimonial concreto; luego viene una segunda fase que es establecer la comunicación, educación y el diálogo directo con propietarios e integrantes de la propia comunidad; y  una tercera fase destinada al intercambio de experiencias y al diálogo social para la conservación del patrimonio cultural del Pueblo de Allende.

Karla Muñoz Alcocer, de Misiones Culturales, intervino para informar acerca de la existencia de una red nacional de laboratorios sobre el patrimonio histórico, de la que forma parte el laboratorio de la institución que encabeza y del Itesm.

Por su parte, la presidenta municipal de Allende, Blanca Figueroa, informó que el municipio ya desarrolla un programa para la conservación y restauración de monumentos en Valle de Allende. Luego, al considerar que el proyecto presentado es de carácter académico, solicitó al doctor Mancera que precisara en que colaborarían las autoridades de Allende. Ante ello, el expositor señaló que se trata de partir de la configuración de una plataforma común, interinstitucional e interdisciplinaria, sobre las condiciones generales y particulares del sitio, con cuya información se pueda ayudar a la toma de decisiones de política pública, por ejemplo, acerca de estrategias comunes de educación y comunicación sobre el patrimonio cultural del propio lugar.

En ese tenor de la conversación, Pablo Ortega externó la importancia de que los programas de conservación del sitio trasciendan los periodos de gestión administrativa-política; es decir, que no sean interrumpidos por los cambios de autoridades. Dijo que ahora las autoridades están en un punto de arranque, lo cual consideró como muy importante.

Opiniones generales del estado actual de Valle de Allende

Para generar la conversación explícita sobre el caso del Pueblo de Valle de Allende, Federico Mancera recordó el contexto explorado ahí hace casi 20 años, del cual se generó un libro: Valle de Allende: Patrimonio Cultural de Chihuahua.

La presidenta Figueroa hizo un balance general sobre las condiciones patrimoniales del lugar y advirtió que recientemente las autoridades del ayuntamiento de Valle de Allende y del gobierno del estado han convenido un programa de restauración del sitio, específicamente de los emblemáticos Portales para lo cual ya existen comprometidos recursos de inversión ($1 millón 400 mil) y se ha resuelto por completo su condición legal como propiedad municipal.

Lo expuesto por la munícipe desató una nutrida conversación sobre las condiciones materiales e inmateriales del patrimonio de Valle de Allende, así como de las experiencias del pasado reciente y las implicaciones derivadas de los esfuerzos de restauración y conservación del lugar.

Jorge Carrera, director del INAH, comentó acerca del trabajo que el instituto desarrolla para la protección de los bienes inmuebles del patrimonio histórico y cultural de Valle de Allende. Se refirió específicamente al Monumento Los Portales de Valle de Allende, a cuyo inmueble emblemático se le dedicaron cuidados especiales hace una década, pero que en próximas fechas, ya con el aval del gobernador, tendrá una nueva intervención para su cuidado y conservación. También identificó al inmueble que albergó la antigua refresquera del Valle, al museo, entre otros, que requieren conservarse y preservarse con la convocatoria a los lugareños para involucrarlos en ello.

Del mismo modo mencionó el trabajo que el INAH y la presidencia municipal llevan a cabo para darle identidad y realce a lo que significa Valle de Allende como parte importante del Camino Real de Tierra Adentro. De este proyecto han elaborado un folleto para su divulgación.

La alcaldesa de Valle de Allende insistió en la labor que en los últimos meses se ha realizado para rescatar el monumento de Los Portales. Dijo que la inversión pública que se destinará directamente a ese inmueble es apenas un asunto, ya que falta el resto de los monumentos e inmuebles que hay que rescatar en el pueblo. Y para ello se requiere encontrar formas prácticas de que el patrimonio cultural sea “vendible”.

Advirtió la necesidad de informar y hacer conciencia entre los habitantes del lugar, ya que para ellos la declaratoria como “Patrimonio de la Humanidad” nada les significa, mientras su reclamo prioritario son los servicios básicos de agua, drenaje, alumbrado, etc.

Adicionalmente, se cuestionó la ausencia de un Plan de Desarrollo Urbano, el cual está en ciernes, ya que desde la década de los noventa no se le había puesto atención.

Al respecto se mencionó que la configuración formal de un plan de esta naturaleza serviría para atraer fondos y recursos; incluso, se dijo, que esta gestión y aplicación estratégica podría convertirse en una experiencia de aprendizaje.

Karla Muñoz sugirió que para implicar a la comunidad se puede tomar la experiencia de los proyectos “autoparticipativos” que se han desarrollado en el municipio de Aldama para preservar y conservar la misión de San Jerónimo. Se trata de talleres que se han realizado durante tres años, en los que la gente se concientiza de su patrimonio y fija tareas prácticas para preservarlo.

Para Pablo Ortega es imprescindible la labor tesonera con la gente de la comunidad. Dijo que en su trabajo de obras y preservación del templo de San Bartolomé se ha trabajado en forma persistente con los lugareños: “buscamos con ello contagiar el ánimo y ya estamos en la restauración de las capilla laterales del templo”, agregó.

Dinámica del semáforo

Con la intención de recuperar los saberes y conocimientos existentes, se pasó a desarrollar una dinámica denominada: semáforo de impactos socioambientales, con el fin de identificar los indicadores físicos ambientales y los factores antrópicos, que están impactando los inmuebles y monumentos culturales en Valle de Allende; y para ubicar el grado de deterioro de los mismos, de acuerdo con los colores: verde, amarillo y rojo.

Ilustración 3. Especialistas analizan factores de impacto ambiental en el Patrimonio Cultural Edificado de Valle de Allende

Siguiendo los pasos de la técnica, se formaron tres grupos, cada uno de los cuales intercambiaron información y comentarios para anotar en etiquetas de colores los impactos ambientales (fauna, flora y los factores hidrometeorológicos) al patrimonio edificado de Valle de Allende. En etiquetas de color verde se escribieron epígrafes para precisar lo que que no resulta problemático; en las etiquetas amarillas, aquellos que sí son problemáticos y en rojo, los que son sumamente problemáticos. Asimismo, se anotaron los agentes degradadores, el tipo de impacto y el elemento patrimonial impactado. La misma dinámica se repitió en torno a los factores antrópicos (la alteración por acciones u omisiones de las personas).

Luego, los integrantes de los equipos colocaron las etiquetas en la pared y dieron una breve explicación sobre las problemáticas identificadas.

El equipo número uno se refirió a los daños que presentan muchas construcciones de adobe, debido a la excesiva humedad, por su cercanía al río. Además han detectado manchas negras, especialmente en la madera; y una inadecuada protección.

Indicaron la falta de mantenimiento, el abandono de los inmuebles y las malas intervenciones para protegerlos. Señalaron la presencia de abejas; el deterioro en techos y vigas. Se mencionó además la repercusión del calentamiento global; y se comentó que  pueblos como Valle tienen a largo plazo efectos por la cercanía de un afluente y escurrimiento de agua. Además, se tocó el tema de que también por el sismo de 2013, el sitio se vio afectado. Y advirtieron de los efectos de la actividad turística no controlada.

El equipo dos alertó (en rojo) sobre el grave impacto de los mantos freáticos y pluviales en el lugar; se indicó que la humedad ha podrido la madera de los inmuebles; además indicaron que hay un crecimiento de flora en la parte superior del templo.

En situación de alerta amarilla se consideró a la flora crecida, la presencia de alguna fauna y el daño en suelos, pues hay musgo, plagas, roedores, aves, e incluso ganado que se ha introducido ante la ausencia y abandono de los sitios. En cuanto a problemática verde, se consideró al fenómeno más amplio de la desertificación.

Ilustración 4. Especialistas exponen factores de impacto antropogenético en el patrimonio edificado de Valle de Allende

Por su parte, el equipo tres se refirió a la degradación de la tierra como un aspecto de problemática verde; sin embargo, en condición de alerta roja se ubicó a la degradación de la madera, a la persistencia de hongos, a la humedad  y su efectos nocivos.

De la detección de estos indicadores ambientales se pasó a una conversación en torno a ir zanjando eventuales soluciones. De manera que se vio la importancia de concientizar e informar los efectos de la declaración de patrimonio de la humanidad del lugar; de la necesidad de informar a la gente con ejemplos de lo que eso ha significado en otras partes del mundo dicha declaratoria; todo ello, en términos de convertir esa concientización en una estrategia pedagógica, educativa, permanente.

Ilustración 4. Organización de Factores de Impacto Ambiental del Patrimonio Edificado de Valle de Allende.

Se insistió sobre la potencialidad que posee Valle de Allende que no lo tiene ningún lugar del estado; y de la necesidad de que la gente lo valore; de construir maneras prácticas para recuperar la identidad y la memoria. De expresar la trascendencia del significado que tiene aquello que “es la casa de tus abuelitos”, “para que le agarren gusto…” Por eso se convino en que es una tarea pedagógica.

De este panorama físico de impacto ambiental se urgieron, además, dos tareas: la realización de una diagnóstico físico más profundo y en consecuencia, la elaboración de un plan maestro que dirija las acciones de restauración y conservación.

Posteriormente, los equipos pasaron luego a trabajar con los mismos colores para semblantear los indicadores antropogenéticos.

Como problemáticas rojas (magenta) se mencionaron las siguientes:

Falta de estudios especializados; hay ausencia de mecanismos de transmisión de saberes; ausencia de conocimiento y valoración; se detectan visiones reducidas, miradas a corto plazo. El impacto de ideas de “modernización” en la pérdida de identidad. Además se detecta poco conocimiento e importancia por la historia del lugar; hay ausencia de estímulos para la preservación del patrimonio. Asimismo se detecta la intervención con materiales inadecuados, como la pavimentación por concreto. Adicionalmente hay una desactualización de la cartografía predial y falta de concientización o apropiación del patrimonio.

Ilustración 5. Organización de Factores Antropogenéticos del Patrimonio Edificado de Valle de Allende.

Como problemáticas amarillas (naranja) se mencionaron las siguientes:

Cambio de usos originales; abandono de inmuebles (riesgo de colapsamiento); propiedades con situaciones de litigio legal, que son abandonadas; falta de instancias locales para promover la conservación; falta de instrumentos económicos; y de estudios para la valoración económica del medio ambiente; y de los impactos de la globalización a través de esquemas mercantiles. Además se advierte de las intervenciones inadecuadas que se han desarrollado en los sitios; lo que denota la falta de reglamentación; adicionalmente, hay ausencia de un sentido de pertenencia en los lugareños; existe la necesidad de integrar a la comunidad en todos los procesos.

Como problemáticas verdes se mencionaron las siguientes: El vandalismo, la desinformación y el desinterés. La irregularidad en las proyecciones de los movimientos demográficos; el uso de inmuebles para actividades agropecuarias; el abandono de bienes inmuebles que propician plagas; la falta de respiración en inmuebles. La necesidad de un turismo “positivo”; y la conciencia social del cambio climáticos y su impacto futuro.

Con base en este panorama, el moderador del taller, Federico Mancera reiteró que la intención del proyecto pretende justamente configurar un programa de educación en patrimonio cultural.

Acuerdos y tareas por venir

En este sentido, se planteó ir a la comunidad y elaborar con la gente, directamente, un diagnóstico de Valle de Allende, que realmente provoque un compromiso comunitario. Ante ello, se propuso realizar un trabajo previo para evitar que se caiga en situaciones de desaliento que ya ocurrieron en esfuerzos anteriores. De manera que se sugirió que alguien realice un trabajo de cohesión permanente en el lugar y con la gente, con estrategias y actividades de “arrastre comunitario” y de enlace con el equipo promotor externo.

La presidenta municipal insistió en realizar tareas muy prácticas, más que “rollos de concientización”, para evitar desalientos y, por el contrario, provocar compromisos y trabajo comunitario. “La gente está esperando algo tangible, una propuesta…”, agregó.

De este modo, se acordaron finalmente las siguientes tareas:

  1. Diseñar un curso sobre estilos y estética arquitectónica de Valle de Allende, en coordinación con el INAH y CALI Consultores, donde el CID, a través del cuerpo académico de Desarrollo y Gestión Intercultural en Educación elabore el diseño curricular del mismo.
  2. El curso de Estilos y Estética Arquitectónica de Valle de Allende se impartirá a promotores turísticos locales, a propietarios de bienes inmuebles, a docentes y personal de Obras públicas del ayuntamiento.
  3. Realizar el taller de Gestión, Patrimonio y Arquitectura de Tierra para Valle de Allende, dirigido a docentes, promotores turísticos, responsables de las áreas de cultura, economía y turismo del ayuntamiento.

Dr. Federico J. Mancera-Valencia 

Mtro. Francisco J. Ortíz Mendoza

Chihuahua, mayo de 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s